Estamos en esa época del año en la que retomamos nuestra vida laboral o académica tras unas merecidas vacaciones. Es el momento de buscar actividades con las que ocupar nuestro tiempo libre y el de nuestros hijos durante el nuevo curso. Tras un periodo de ocio y relajación, muchos adultos nos planteamos nuevos retos y planificamos las clases extraescolares de los más jóvenes de la casa. Aprender un idioma, practicar un deporte o iniciarse en alguna disciplina artística son algunas de las opciones más populares.

Tiempo para crecer

Hoy en día pasamos la mayor parte de nuestra jornada absorbidos por nuestras obligaciones y compromisos. Por este motivo deberíamos plantearnos dedicar algo de tiempo a nuestro crecimiento personal. Sin llegar a extremos de saturación, nos merecemos unas horas a la semana para cultivar cuerpo, mente y espíritu.

¿Qué hacer después del cole?

Evidentemente, esto también es aplicable a nuestros hijos. El colegio (y más tarde el instituto o la universidad) ocupa una posición central en sus vidas. Niños y adolescentes comparten un tercio de las horas del día con compañeros y profesores, estudiando, haciendo tareas y aprendiendo a convivir y socializar. Si a ello sumamos las horas que invierten en hacer sus deberes en casa nos encontraremos ante una dinámica similar a la de un trabajador adulto. El estrés, el ambiente “laboral”, el cansancio físico y mental… son factores que también afectan a los menores.

Por consiguiente, es muy recomendable que realicen alguna actividad extraescolar por las tardes. Nadar, correr, practicar yoga, jugar al balonmano… Aprender inglés, alemán o chino. Dibujar, pintar, tocar la flauta, la tuba o el piano. 

Pero no con la intención de que sean futuros deportistas de élite, ejecutivos de negocios o artistas mundialmente reconocidos, sino para que sean personas más completas, felices y equilibradas. Si la carga horaria de estas clases se convierten solo en eso (una carga), estaremos fallando estrepitosamente.

Elegir con responsabilidad

Ya hemos hablado antes de los beneficios del estudio musical, pero no nos engañemos: ir a clase cuatro veces por semana a una academia o escuela no garantiza tocar bien un instrumento. Del mismo modo que tener clases de inglés todos los días (o en todas las asignaturas) no garantiza fluidez a la hora de hablar el idioma de Shakespeare. Como en otros ámbitos de la vida, cantidad y calidad no están necesariamente relacionadas.

Si estás leyendo esto y piensas apuntarte (o apuntar a tus hijos) a alguna clase extraescolar ten en cuenta que la oferta disponible es muy amplia, realmente abrumadora. Infórmate bien, habla con otros usuarios (o busca comentarios y reseñas en internet). Establece prioridades y expectativas (no seas demasiado conservador: te sorprenderá lo que tú o tus hijos serán capaces si están bien motivados y orientados). Y, si es posible, asiste a eventos organizados por el centro o profesor de tu interés y valora por ti mismo el nivel y los resultados.

Lo barato sale caro

Estoy seguro de que habrás oído esta frase muchas veces. Sé que suena a slogan publicitario. Pero cuando te ofrezcan un precio llamativamente económico por clases extraescolares, plantéate las siguientes cuestiones:

– ¿Cuánto estás pagando en realidad por cada hora de clase, si tú o tus hijos van a compartir aula, tiempo y dedicación del profesor con otros alumnos? Cuando la publicidad del centro/profesor habla de “clases particulares”, ¿se trata realmente de clases individuales o compartidas?

– ¿El precio de la clase es económico porque el centro/profesor está subvencionado o porque no está legalmente establecido? ¿Declara su actividad y no supone una competencia desleal para otros profesionales que sí cumplen con sus obligaciones con Hacienda y la Seguridad Social?

– Además de la clase en cuestión, ¿qué otros servicios, valores, experiencias… puede aportarte el centro?

Finalmente, recuerda: ¡reserva tiempo para jugar cada día! No hay ninguna actividad más saludable y enriquecedora.

Global Piano Studio: un proyecto serio y comprometido

  • Global Piano Studio es una marca registrada ®
  • Los profesores de Global Piano Studio pertenecen al Régimen Especial de Trabajadores Autónomos de la Seguridad Social.
  • Las clases de piano y lenguaje musical de Global Piano Studio son individuales y personalizadas.
  • En Global Piano Studio promovemos la autonomía, el esfuerzo, la superación, la creatividad y el desarrollo musical y artístico.
  • Los proyectos de Global Piano Studio favorecen la interacción entre nuestros alumnos, implicando también a sus padres y familiares.

Llama ahora
Si estás interesado en recibir clases de piano en Tenerife
Pulsa para llamar (679 891 230)

One thought on “Clases extraescolares

Deja un comentario